Clases de ventanas que puedes poner en tu casa

En este momento estás viendo Clases de ventanas que puedes poner en tu casa
Ventanas de aluminio en un edificio Etienne Beauregard-Riverin Unsplash

Una vivienda o un local bien aislado es una de las claves para conseguir ahorrar en calefacción o aire acondicionado. Es por ello importante elegir bien el tipo de ventana más adecuado para nuestra casa y conseguir optimizar su eficiencia energética y su sostenibilidad. Un hogar sostenible no solo nos permitirá reducir nuestras facturas de electricidad y gas, además nos proporcionará la comodidad y bienestar que buscamos para nuestra familia.

Pero ¿qué clases de ventanas puedes poner en tu casa? Las soluciones van desde las ventanas de madera a las ventanas de aluminio o PVC, entre otras, si bien existen muchos otros aspectos a tener en cuenta a la hora de decidirse por uno u otro tipo de ventanas para uso doméstico.

¿Qué factores hay que tener en cuenta a la hora de elegir una ventana?

A la hora de decidirse por el tipo de ventana que vamos a colocar en nuestra vivienda o local hemos de fijarnos en los siguientes detalles:

  • El tipo de perfilería
  • El modo de apertura
  • El tipo de vidrio o cristal
  • El diseño

Clases de ventanas según el tipo de perfilería

Aunque en la actualidad se puede elegir entre diversos tipos de materiales para ventanas, los más habituales y solicitados son la madera, el PVC y el aluminio.

Ventanas de madera

Las ventanas de madera aportan calidez y un aspecto natural y rústico a nuestra vivienda, si bien, y dependiendo de los tonos, también podemos conseguir ambientes elegantes y acogedores.

Desde el punto de vista energético, la madera es un material que aísla de manera natural, siendo ideal para mantener nuestro hogar a una temperatura agradable. Lo único que hemos de tener en cuenta es que la madera precisa de un mantenimiento regular para que nuestras ventanas luzcan como el primer día. Hay que tener presente que la madera sufre especialmente con la acción del sol, la lluvia y el frío, el paso del tiempo y la acción de microorganismos.

Ventanas de aluminio

Las ventanas de aluminio con otra de las buenas alternativas para hacer una buna rehabilitación energética en nuestra vivienda. Las ventanas en carpintería de aluminio son realmente resistentes a las inclemencias del tiempo, la acción del sol y los cambios de temperatura.

Así, la rotura de puente térmico de una ventana de aluminio ofrece los mejores niveles de aislamiento térmico, siendo uno de los materiales preferidos por los consumidores, siendo también interesante por la gran variedad de colores y acabados en los que se fabrica.

Ventanas de PVC

Las ventanas de PVC proporcionan un excelente aislamiento, además de presentar un alto nivel de insonorización, ser de muy fácil mantenimiento y adaptarse a cualquier ambiente al presentarse en un amplio catálogo de colores y estilos.

Clases de ventanas según el tipo de apertura

El tipo de apertura de la ventana es también importante y nos permitirá aprovechar mejor el espacio, además de ofrecernos comodidad y funcionalidad. Las ventanas según el tipo de apertura pueden ser abatibles, fijas, batientes, oscilobatientes y correderas, osciloparalelas, pivotantes y combinadas.

Una variedad de soluciones que aporta versatilidad y funcionalidad a la hora de hacer una reforma óptima tanto desde el punto de vista energético como desde el estético y el funcional.

  • Las ventanas abatibles son las más habituales. Son las tradicionales ventanas de una o dos hojas, de apertura lateral completa, que facilitan un cierre hermético y un alto grado de aislamiento acústico y térmico. Es ideal si se dispone del suficiente espacio para su apertura.

  • Las ventanas fijas no pueden abrirse y se emplean en estancias o edificios climatizados que no requieren ventilación.

  • Las ventanas batientes presentan un tipo de apertura vertical, con una ligera inclinación hacia el interior. No permite una apertura total y suelen ser habituales en cuartos de baño, oficinas y en garajes.

  • Las ventanas oscilobatientes son unas de las más versátiles poder abrirse tanto de forma lateral, al estilo de una ventana abatible, como inclinada. Un tipo de ventana que facilita la ventilación total de las habitaciones sin deber tenerlas abiertas completamente. También da más libertad a la hora de amueblar.

  • Las ventanas correderas son aquellas ventanas cuyas hojas se abren desplazándose horizontalmente sobre un carril. Son ideales para habitaciones pequeñas, aunque ofrecen menos nivel de aislamiento.

  • Las ventanas osciloparalelas combinan el desplazamiento horizontal con la apertura inclinada.

  • Las ventanas pivotantes presentan una hoja que gira sobre un eje central y suele ser habitual en tejados y buhardillas.

  • Por último, las ventanas combinadas son aquellas que permiten diferentes tipos de aperturas.

Clases de ventanas según el tipo de cristal o vidrio

El cristal o vidrio que se coloque en las ventanas también es clave para conseguir una eficiencia energética y sostenibilidad óptima y suficiente para que nuestro hogar sea confortable y acogedor.

La normativa de edificación, el CTE o Código Técnico de la Edificación, establece la obligatoriedad de poner doble acristalamiento en las ventanas de las viviendas. Unas de las empresas pioneras, Saint-Gobain Glass, es la responsable de un tipo de acristalamiento tan eficiente, innovador y popular, las ventanas Climalit.

En la actualidad, el modelo SGG Climalit Plus se presenta como la mejor opción de acristalamiento al brindar un nivel de aislamiento que triplica al que ofrece un tipo de cristal básico. Además, también aportan un mayor aislamiento térmico, siendo más seguros y muy atractivos desde el punto de vista estético.

Con esta información podrás decidir mejor qué tipo de acristalamiento poner en tus ventanas. Para ello solo tendrás que ponderar las variables de confort térmico, aislamiento acústico y la seguridad y protección que necesitas.

5/5 - (1 voto)

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en muchos lugares y me gusta leer y montar en moto. Después de trabajar durante ocho años en la asociación de consumidores más grande de España, decidí crear y financiar Consumoteca.com de mi bolsillo en 2009 para ayudar a las personas a no ser engañadas por las empresas. Consumoteca, con 3.500 contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad. Quiero contribuir con mis conocimientos en derecho del consumo, así como en Internet y comercio electrónico a una sociedad más informada. Lo que me gusta de mi proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com.

Deja una respuesta