Qué exprimidor manual comprar

Qué exprimidor manual comprar
Zumo de naranja (Greg Rosenke Unsplash)

Desayunar con tiempo es el mayor de los placeres, aunque tenga que ser en la calma del fin de semana. Qué mayor placer que un café, con tostadas de aceite de oliva y un buen zumo de naranja. En este post analizamos el exprimidor manual de naranjas y demás cítricos. Y en otro analizaremos los exprimidores eléctricos.

Exprimidor manual Sklum
Exprimidor manual de Sklum.com

Partes del exprimidor

El exprimidor tiene dos partes fundamentalmente:

  • Una parte con forma cónica terminada en suave punta y estrías. Es la  encargada de penetrar en la naranja y «romper» sus gajos, para extraer su jugo.
  • Un receptáculo inferior al que cae el jugo por la acción de la presión ejercida manualmente. Ya sea con la mano o por algún sistema de prensado. 

    En uno de sus extremos, esta bandeja receptora tiene una boquilla saliente a modo de guía para poder verter el zumo extraído en un vaso, sin derramar su contenido.

Cómo funciona

El funcionamiento del exprimidor de naranjas manual es muy sencillo y único, a diferencia de exprimidores eléctricos y licuadoras.

Aquí solo hay una forma: la presión ejercida manualmente, ya sea con la palma de la mano, ya sea mediante algún tipo de palanca que acciona una prensa.

Es precisamente la forma de ejercer presión la que determina los distintos tipos de exprimidores manuales, y también, en cierta medida, su comodidad de uso, espacio ocupado y precio final. 

Tipos de exprimidores de naranjas

Ya hemos visto que en función de la forma de extraer el zumo, hay exprimidores eléctricos o manuales. Estos últimos, los protagonistas de nuestro post, pueden ser de varios tipos.

De menos a más sencillos, de más básicos a más sofisticados, son estos:

Exprimidor manual de primer precio

Este modelo es el más básico de la comparativa. Este modelo Limetta de la marca Westmark, pesa 154 gramos y mide (18,7 cm de largo x 17 cm de ancho y 10,5 cm de alto.

Se vende en Amazon por ta solo 3,99 euros.

Exprimidor manual Westmark Limetta de 16,5 cm
Exprimidor manual Westmark Limetta de 16,5 cm

 

A tener en cuenta si compras solo por precio:

  • Compra un modelo con la marca CE de conformidad de la UE. Esto debería asegurar que el material plástico empleado no poseer bisfenol-A (BPA). 
  • Elige un modelo como el de arriba en el que la base incluye el cono exprimidor. Este es más robusto que aquellos en los que el cono está en la parte superior, ya que si se les aplica un exceso de presión pueden rajarse.
  • Ten en cuenta que las ranuras de la parte de arriba dejarán caer por depresión tanto el jugo de las naranjas o limones como su pulpa. Así que si no te gusta la pulpa habrás de filtrarla o pasarla por un colador. 
  • La base es de goma, lo que hace que no se mueva el exprimidor cuando se le aplica fuerza.
  • Se puede lavar el lavavajillas.

Exprimidor manual de acero inox

Por un poquito más, puedes irte a este modelo similar en lo básico pero de acero inoxidable en vez de plástico y algo más pequeño de volumen.

Este modelo de Tesson pesa 180 gramos y mide (14 cm de largo x 12,6 cm de ancho y 9 cm de alto. 

Se vende en Amazon por tan solo 9,90 euros.

Exprimidor manual Tesson acero inoxidable
Exprimidor manual Tesson acero inoxidable

 

Algunos modelos vienen con un práctico cepillo para hacer pasar el jugo a la bandeja. Se pueden lavar fácilmente en el grifo o en el lavavajillas, con resistencia a la oxidación.

Ojo porque hay modelos similares con dos asas laterales pero cuyas ranuras no filtran lo suficiente el jugo hacia la bandeja inferior. Esto hace que el zumo se quede almacenado en la parte superior junto a la pulpa y genera no pocos enfados en los usuarios.

Exprimidores de prensa

Para los más comodones y sin tener que pagar mucho más, existen los exprimidores manuales de prensa.

Exprimidor casero

Este exprimidor manual es distinto de los anteriores. No hay que girar con la mano la fruta para extraerle su jugo. Además permite insertar porciones de frutas inferiores a la mitad.

Este exprimidor de la marca Juicer se vende en Amazon por 22,69 euros.

Exprimidor de prensa manual
Exprimidor de prensa manual marca Juicer

 

Está fabricado en aluminio, su base es de goma para evitar deslizamientos y pesa 840 gramos.

Exprimidor profesional

Este exprimidor de Sfeomi se vende en Amazon por 46,99 euros.

Exprimidor de frutas Sfeomi
Exprimidor de frutas Sfeomi

 

Está fabricado en hierro (luego es pesado) siendo el material en contacto con la fruta de acero inoxidable. Tiene una base de goma y un largo mango de caucho para poder ejercer una mayor presión de prensado con menor esfuerzo.

Aparte del precio, que es muy ajustado, las dos principales ventajas de este tipo de modelos son: la comodidad para obtener en segundos y prácticamente sin esfuerzo, jugos. Y la segunda, que se pueden usar para «prensar» cualquier fruto o verduras jugosas. 

En cuanto a los inconvenientes, el tamaño que ocupará en tu encimera este «artefacto» y las complicaciones añadidas a la hora de limpiar el conjunto tras usarlo.

Por su aparatosidad, está más recomendado para la restauración o casas con muchos zumo-adictos.

Exprimidores de diseño

Dentro de los exprimidores de diseño destaca el Juicy Salif creado por Philippe Starck para la casa Alessi, en 1990. Se vende en Amazon por 56 euros.

Exprimidor Juicy Salif Starck
Exprimidor manual Juicy Salif Starck

 

Está hecho con aluminio pulido y considerado un electrodoméstico icono del diseño industrial por su diseño y funcionalidad. Pero, ojo porque mide casi 30 cm de altura y 14 cm de diámetro.

Curiosidades que no sabías

Se sabe por los hallazgos de los arqueólogos que ya entre los años 150 aC y 70 d.C. las sociedades antiguas machacaban frutos mediante la técnica del mortero para beber su jugo (vino aparte, que es uno de los ingredientes básicos de los Clásicas Atenas y Roma.

Más adelante, herbolarios y matasanos de la medicina tradicional recurrieron a la molienda de todo tipo de hierbas y frutos para obtener bebidas saludables.

El primer exprimidor de naranjas se debe al profesor Norman Walker, que en 1936 quien lanzó su «exprimidor Norwalk» junto con su libro titulado Raw Vegetable Juices».

Se obtenía el zumo por un proceso con dos fases. Durante la primera se exprimían y rallaban todo tipo de frutas y verduras hasta darles una textura de pulpa fina. Luego, la pulpa se transfería a una bolsa de lino de la que se extraía el jugo por presión hidráulica.

Deja una respuesta