Cómo hacer velas aromáticas

En este momento estás viendo Cómo hacer velas aromáticas
Cómo hacer velas aromáticas

De todos los placeres caseros tal vez el mayor sea el de realizar alguna tarea difícil de bricolaje o producir algo con tus propias manos. Es decir, dedicarnos al DIY (do it yourself de los ingleses).  Son tareas placenteras en ese sentido cocinar un delicioso bizcocho de chocolate, o hacer jabón casero. En este post vamos a repasar cómo hacer velas aromáticas. Pero antes sepamos algo más sobre las velas.

Que es una vela

Una vela es cilindro de cera, parafina o grasa que envuelve por el centro de su circunferencia, a todo lo largo, una mecha que apenas sobresale por la parte superior.

Su funcionamiento es tan sencillo como prender la mecha y dejar que la cera o parafina se vaya derritiendo lentamente cumpliendo con su misión de iluminar la estancia. Cuanto más lenta sea la acción de la cera al consumirse por la mecha, mayor la duración de la luz provista por la bujía o candela, como también se conoce a una vela. 

Las velas (normales o aromáticas) siempre han servido como fuente de iluminación en las casas de todo el mundo. Pero con el advenimiento de la electricidad en las viviendas, pasaron a un segundo plano, quedando como solución en caso de irse la luz.

En los últimos años, las velas son además un elemento decorativo y relajante que da un toque especial a cualquier reunión y crea una relajante espacio para la meditación y relajación.

Aún hoy en nuestros tiempos modernos es muy recomendable disponer de velas en casa. No solo por la bonita estética que pueden aportar sus colores (apagadas o encendidas) en cualquier mesa de tu salón o en tus baños. O por la relajación que aporta la luz de una vela frente a la luz eléctrica.

También como recurso a una iluminación de emergencia en caso de avería de tu compañía eléctrica o corte del suministro programado, es recomendable disponer de velas a mano.

Dicho esto, pasemos al propósito de este post que es aprender cómo hacer velas aromáticas.

Materiales que necesitarás

Para hacer tus velas aromáticas necesitarás estos elementos: aceite con esencias, parafina o cena para hacer velas, mecha para velas y un recipiente o molde.

Aceite esencial

Aquí está la clave del olor de la vela una vez en funcionamiento. Tienes un montón de esencias para velas como la de lavanda, la de los cítricos o el mismísimo chocolate.

Cera para velas o parafina

Procura que la parafina que compres tenga un índice bajo de aceite para que la combustión sea estable y sin humos. Un buen índice de aceite estará por debajo del 1% sobre el volumen total.

Otro indicador que te interesa conocer en la parafina que compres es el punto de fusión de la cera cuando la vayas a preparar. Esta de abajo alcanza la fusión a partir de 56 grados centígrados de temperatura.

Por último, ten en cuenta que hay parafinas transparentes y otras de colores. En función de la cera que uses (o de las mezclas que hagas), así serán de colores tus velas. Otra forma alternativa de obtener velas de colores es mediante pigmentos para velas.

Por ejemplo, esta bolsa de parafina para hacer ceras de Amazon se vende por 1,1 Kg se vende por 12 euros:

Parafina para hacer velas
Parafina para hacer velas (Amazon por 12 euros)

 

Es importante conservar este envase cerrado y protegido de la luz solar y de fuentes de calor. Su temperatura de conservación ideal estará por debajo de los 25°C.

Mecha para velas

Este material se vende en varias unidades y es bastante fácil de conseguir. En Amazon, por 8 euros tienes 100 mechas de vela:

Mecha para velas
Mecha para velas (100 unidades por 8 euros en Amazon)

Molde

El molde para hacer velas aromáticas puede ser un mero tarro de cristal o un vaso de vidrio grueso que aguante la temperatura. O también puedes comprar moldes de silicona ya pensados con distintas formas.

Estos últimos tienen la ventaja de que la vela sale del molde con facilidad.

Cómo hacer velas aromáticas

Paso 1: preparar la cera

El primer paso consiste en derretir unos 200 gramos de lentejas de parafina en un cazo a fuego lento removiendo con una paleta para que la cera no se pegue al fondo al fundirse.

Si no quieres que se pegue al cazo la parafina puedes hacer el mismo proceso al baño maría. Es decir, colocas agua en el cazo, y dentro del agua el tarro con la cera. Y remueves la cera del tarro que está rodeado por agua caliente del cazo.

Paso 2: añadir el aroma

El aroma de las velas aromáticas se consigue añadiendo un chorreón de aceites esenciales para velas a la mezcla una vez que adquiera una textura espesa tendente a líquida.

Cuanto mayor la carga de esencias, mayores los vapores que la vela verterá en tu ambiente al prender. La proporción de esencia debería oscilar entre el 5 y el 10% de la mezcla total obtenida de parafina.

La esencia se puede añadir junto con el pigmento de color una vez apagado el fuego y obtenido el punto de parafina líquida y caliente en el cazo.

Paso 3: preparar la mecha y el molde

El siguiente paso es situar la mecha en el molde. Lo suyo es que vaya fija en la parte central del vaso o molde. Esto se consigue con la pequeña pesa metálica que tienen las mechas en su extremo inferior. 

Si tu mecha es casera, bastará con aplicarle al extremo inferior de la mecha unas gotas de cera y pegarla con el dedo al centro del envase. En cuando solidifique la mecha estará pegada.

Lo que es más complicado es que la mecha quede erguida a la hora de recibir la cera o parafina hervida. Para ello está indicada la pieza metálica que viene con las mechas, que de por sí tienen cierta rigidez, pero no la suficiente como para no inclinarse. Esta pieza se llama portamechas.

Mecha para velas Amazon
Mecha para velas Amazon

 

Una alternativa si ni tienes esta pieza es enrollar la mecha sobrante en un lápiz que se colocará de forma horizontal a la boca del recipiente, asegurando que la mecha ha quedado erguida.

Un consejo para que la vela se extraiga fácilmente una vez endurecida la cera es untar algo de aceite en las paredes y base del molde empleado.

Paso 4: verter la cera y cortar la mecha sobrante

Vierte con cuidado la cera en estado líquido a la altura del molde deseada. Los expertos recomiendan verter la cera o parafina líquida a una temperatura aún caliente, cercana al punto de fusión.

Cuando tome consistencia podrás cortar la mecha sobrante dejando uno o dos centímetros libres para el primer encendido.

Ten cuidado con la cera caliente ya que puede producir quemaduras graves. No realices esta tarea con niños pequeños.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta