Jabonera o dispensador de jabón para el baño y la cocina

En este momento estás viendo Jabonera o dispensador de jabón para el baño y la cocina

La jabonera y el dispensador de jabón no son solamente elementos prácticos que no pueden faltar en un cuarto de baño (o en la cocina), sino que también nos ofrecen la posibilidad de añadir un detalle decorativo de buen gusto.

Aunque su función es la misma, el diseño de cada uno de estos accesorios es diferente y presenta sus propias peculiaridades. Vamos a analizar a ambos detenidamente para conocer sus puntos fuertes y débiles. Esto nos ayudará a elegir cuál es el que mejor se adaptará a nuestros gustos y necesidades en casa.

Jabonera, la opción clásica

Las jaboneras empezaron a popularizarse en el siglo XIX. Su uso se extendió de la mano de la progresiva adopción de hábitos de higiene doméstica en todo el mundo. Desde entonces hasta hoy, su forma apenas ha variado: un recipiente cóncavo poco profundo en el que depositar pastilla de jabón después de ser usada. Se puede colocar en duchas, bañeras, lavabos y fregaderos, tanto suelta como fijada a la pared. En cualquier sitio de la casa donde haya que usar jabón.

Jabonera metálica fijada a la pared para ducha (izquierda) y jaboneras de madera para lavabo (derecha)

EL material con el que esta hecha una jabonera pueden ser variado, siempre que sea impermeable. Plástico, cerámica, metal e incluso madera son soluciones habituales.

Debido al uso que se le da, es frecuente que la jabonera acumule restos de jabón usado y suciedad en cada lavado de manos. Por eso es conveniente limpiarla con regularidad. Existen modelos de jaboneras auto-drenantes en las que los residuos se depositan en un compartimento debajo de la pastilla de jabón. También hay otras que canalizan el jabón residual y el agua sucia hacia un desagüe.

Hay muchos diseños originales y divertidos de jaboneras

Puesto que la jabonera se va a hacer servir en entornos húmedos y potencialmente peligrosos, la mayoría de diseños están elaborados pensando en la seguridad. Por ejemplo, deben contar con superficies antideslizantes y bordes redondeados.

Por último hay que destacar que, pese a ser objeto práctico y funcional, el diseño de una jabonera no tiene por qué estar reñido con la estética. Todo lo contrario. Hay modelos de jaboneras realmente bonitos y originales que adornarán con elegancia cualquier baño o cocina. Sobe estas líneas, algunos ejemplos.

Dispensador de jabón, cómodo y moderno

Si en lugar de la clásica pastilla de jabón en casa prefieres usar jabón líquido, tendrás que desechar la idea de la jabonera y sustituirla por la de dispensador de jabón.

Dispensador de jabón clásico (izquierda) y fijado a la pared del baño (derecha)

Estos dispositivos son pequeños botes o botellas dotadas de un cuello estrecho por el que, accionando una palanca o presionando directamente sobre él, se dispensan pequeñas cantidades de jabón líquido o en espuma. El dispensador es cómodo y sencillo, sólo tenemos que preocuparnos de ir rellenándolo para que siempre disponga de jabón suficiente.

Existen muchos tipos de dispensador de jabón. Los más sencillos son los de plástico, que se pueden desechar una vez utilizados. También los hay rellenables, metálicos, de cristal o de cerámica. Al igual que las tradicionales jaboneras, podemos encontrar diseños muy bonitos e incluso juegos de jabonera + dispensador + vaso para cepillo de dientes que quedarán realmente bonitos en tu cuarto de baño.

Algunos modelos de dispensador de jabón también se pueden fijar a la pared (por ejemplo, para el jabón de la ducha). Otros se pueden integrar en el diseño del propio lavabo.

Jabonera o dispensador de jabón. ¿Cuál elegir?

Después de ver las características de jaboneras y dispensadores de jabón, llega el momento de elegir. ¿Cuál es el mejor para tu casa?

Jabonera o dispensador de jabón para el baño. ¿Cuál es mejor?

Es cierto que en principio los dispensadores son más higiénicos y prácticos. Las jaboneras se ensucian con mayor facilidad, se nos pueden escurrir y, en muchos casos, es inevitable que se forme un «charquito» bajo ellas. En el caso de una cocina, es sin duda la elección más adecuada. Por estos y otros motivos los dispensadores son cada vez más usados, en detrimento de las jaboneras.

Sin embargo, desde el punto de vista estético las jaboneras ofrecen muchas más posibilidades decorativas, con muchos y diferentes diseños disponibles a precios variados.

Por estas razones tal vez no sea mala idea optar por un conjunto que incluya ambos elementos. Por ejemplo, un dispensador para el lavabo y una jabonera para la ducha cuyo diseño siga el mismo patrón o diseño. Combinados de forma adecuada, ambos elementos ofrecen grandes posibilidades decorativas.

Valora este contenido

Deja una respuesta