Cómo hacer un estor

En este momento estás viendo Cómo hacer un estor
Como hacer un estor

Vivimos en tiempos en los que el «haztelo tu mismo» (el «Do It Yourself» de los pragmáticos ingleses) está de moda. Y lo está porque la economía está ajustada y hay cada vez más negocios que traspasan al usuario la tarea de hacer o montar un mueble o un complemento para el hogar. En este post analizamos cómo hacer un estor, las soluciones prefabricadas en el mercado y si merece la pena el esfuerzo físico y presupuestario.

Formas de vestir una ventana

Hoy en día, la industria de la decoración ofrece muchas formas de vestir las ventanas de un hogar u oficina. Las más comunes y usadas a lo largo del tiempo han sido las persianas, cortinas de tela y estores (en Mundopersiana.com puedes hacerte una idea de todas ellas).

En función de los gustos personales y del ambiente que queramos dar a la estancia, del espacio del que dispongamos y de si hay muebles o columnas alrededor de la ventana en cuestión, así elegiremos una de las tres. O una combinación de dos de ellas.

Hay tres formas de hacerse con estor o una cortina plisada:

  • Comprar el estor en una tienda de hogar o bricolaje (Ikea, Leroy Merlin, etc.).

    Esta opción puede salir económica, pero tiene dos inconvenientes. El primero es que no son especialistas en estores y por tanto será difícil salir de los estampados lisos de color blanco. Y el segundo y más importante: que son estores prefabricados con una medida fija. Es decir, que eres tú quien se debe adaptar a los tamaños disponibles de estor de esa tienda. Y no al revés, que sería lo suyo para hacer las cosas bien.

  • Comprar un estor a medida en un fabricante.

    Aquí eres tú quien decide el tipo de estor, tejidos y colores entre decenas de posibilidades, las medidas exactas que necesitas y los accesorios (tiradores, cordones, apliques y soportes). Lo encargas, y en unos 7 días lo tienes en casa, preparado para taladrar a la pared o el techo de la ventana a cubrir.

  • Hacer un estor por tu cuenta: hay varias webs, canales de youtube y Pinterest que te explican cómo hacer estores, como Facilísimo.

Es decir, que si nos gustan las manualidades y buscamos ajustar el presupuesto, siempre podemos asesorarnos y confeccionar nuestros propios estores adquiriendo los mecanismos, piezas y telas en tiendas de nuestro entorno o, por qué no, online.

Decidir el tipo de estor

Antes de decidirnos a hacer un estor casero, debemos decidir el tipo de estor que nos gusta y encaja en nuestra ventana. En este sentido, es útil conocer los distintos tipos de estores existentes, como el plegable, el paqueto, el veneciano, el de velcro, el enrollable sin varillas…

En este artículo nos estamos centrando en este último, dado que es muy práctico y ocupa visual y físicamente muy poco espacio. Además, su estética es más moderna que la de los otros tipos de estores. ¡El estor enrollable está de moda!

Materiales para hacer un estor enrollable

Una vez hayamos decidido el tipo de estor que queremos realizar, debemos buscar las piezas para confeccionarlo. Acudiremos a tiendas especializadas, sean físicas u online para adquirir todo lo que necesitamos:

  • Una tela con buen apresto: mientras más consistente sea el tejido de nuestro estor, mejor se enrollará. Optaremos también por tejidos que aguanten limpios más tiempo o que sean fáciles de lavar.

  • Un mecanismo de estor enrollable del tamaño apropiado. Lo encontremos fácilmente en tiendas especializadas. Suelen constar de un eje enrollable con sus mecanismos de accionamiento, soportes de sujeción a la pared o techo, contrapesos, tornillería, etc.

  • Máquina de coser y/o agujas.

  • Hilos para hilvanar e hilo del color que desees y que se adecúe a la tela del estor.

  • Alfileres, tijeras, metro y regla y un lápiz tiza de costura para marcar la tela o nuestro mecanismo.

Cómo hacer un estor paso a paso

Paso 1: Leer las instrucciones del fabricante

Si compramos un kit de estor (rollo, mecanismo estor enrollable y soportes) a un fabricante, debería venir con instrucciones en castellano. No olvides leerlas antes de ponerte manos a la obra.

A menudo nos saltamos este paso porque nos parece engorroso y aburrido. Sin embargo, si lo hacemos antes de comenzar a confeccionar nuestro estor, nos ahorraremos más de un quebradero de cabeza y, sobre todo, mucho tiempo y errores.

Paso 2: Preparar la tela

En segundo lugar, tendremos que medir nuestra ventana, tanto el ancho, como el alto o caída. Para la tela es aconsejable que exceda en unos 2 cm por cada lado en anchura, y unos 10 cm en la parte inferior y superior. La razón es que, para evitar que con el roce y uso la tela se rasgue, se deben hacerle dobladillos por los laterales y en el pie del estor. En el pie normalmente deberemos colocar una barra inferior de peso que es la que dará consistencia y estabilidad a la tela desplegada para que cumpla su función.

En cuando al extra de tela superior, este asegurará que el estor queda fijado al rulo superior (con velcro, tornillos o encajado en la ranura del tubo o rulo del estor).

Y sobre el rulo o rollo en el que se enrollará el estor, ten en cuenta que hay que prever algo de distancia adicional por cada extremo, para los soportes. Los fabricantes a medida suelen recomendar añadir unos 5 centímetros adicionales por cada lado. Ojo, esta será la medida del rollo o rulo del estor, no la de nuestra tela, que debe medir de ancho lo suficiente para asegurarnos de que tapa el hueco de la ventana, con los dobladillos incluidos.

Acto seguido cortaremos la tela a la medida decidida y fijaremos con alfileres los dobladillos de 2 centímetros en los lados del ancho y de 4 centímetros en la parte inferior de caída.

En cuarto lugar, hilvanaremos los dobladillos, plancharemos la tela para un mejor acabado y, por último, coseremos a máquina con una puntada recta que se ajuste al tipo de tejido.

Paso 3: Fijar la tela en el tubo enrollable

Quizás nos encontremos con que el kit del estor que hemos adquirido incorpora un velcro para adherir al eje enrollable. En este supuesto, tendremos que pegar o coser ese velcro al dobladillo superior de la tela. Pero, también es posible que el eje tenga una hendidura por donde introducir el mismo dobladillo, lo que sería aún más fácil.

En ambos casos, el dobladillo inferior debe sujetarse al perfil o tablilla de contrapeso que incorpora el mecanismo. Todo esto viene siempre indicado en las instrucciones del fabricante, por eso es tan importante leer las instrucciones antes de comenzar a hacer el estor.

Paso 4: Poner la cadena de accionamiento en el rulo

Siguiendo las instrucciones del fabricante, instalaremos la cadena de manejo del mecanismo de enrollar y desenrollar. Esta cadena suele ser dentada o con cuentas y continua (un circuito sinfín) que se incrusta en uno de los dos soportes de fijación del estor. El que tiene forma de rosca dentada por la que se incrusta la cadena.

Si ele stor viene con tapa embellecedora, la colocaremos para que el rulo del estor no quede al alcance de la vista.

Paso 5: Acomodar los anclajes y soportes

Los estores pueden anclarse al techo o a la pared y debemos tenerlo claro antes de comenzar a hacer nuestro estor e incluso antes de adquirir el mecanismo. Colocaremos los anclajes y soportes que vayan en el estor y ya estaremos en disposición de instalarlo en el lugar que hayamos decidido, vistiendo así nuestra ventana.

Y si sigues con la idea de hacer estores a medida, ahora que ya sabes cómo hacer tu un estor casero. ¿Te atreves a confeccionarlo y a contarnos cómo te ha quedado?

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta