Persianas para tus ventanas. Qué opciones tienes

En este momento estás viendo Persianas para tus ventanas. Qué opciones tienes
Persiana veneciana Wade Lambert Unsplash

Una reforma es como una segunda oportunidad para tu vivienda. Es una puesta al día, dejando atrás viejos muebles o cambiando la configuración de tus cosas. Si estás pensando en redecorar tus ventanas tienes a tu disposición persianas de varios tipos que contribuirán a darle un toque estético sobresaliente.

En este post te hablamos de los tipos de persianas para tus ventanas. Tienes venecianas de aluminio, venecianas de madera, persianas alicantinas, o persianas de bambú y otras maderas. Sigue leyendo para dar con la mejor persiana para tu ventana.

De qué persianas te hablamos aquí

La palabra persiana, como puedes imaginar, toma su origen de la antigua Persia, lo que hoy entendemos por Irán. En esa parte de Asia más próxima a Occidente donde surgen las persianas. Y lo hacen en el tiempo en que, ya sedentario, el hombre (en genérico) habita en viviendas estables con ventanas.

Como aún no se ha inventado el cristal, los persas idean un sistema exterior para cubrir las ventanas de sus viviendas. Y de ahí a nuestros días, conocemos la ventana exterior, que hoy es de PVC o aluminio y tenemos en nuestras viviendas.

En sus expediciones por Asia, los marinos de la República veneciana las introducen en Italia en el siglo XIII y de ahí se expanden por el resto del continente.

Pero en este post te hablamos de las persianas decorativas de interior. Es decir, de las persianas que puedes instalar en tus estancias para decorar tus ventanas al tiempo que das solución a un problema funcional: la entrada de luz al interior.

Frente a los estores enrollables y a los estores plegables, las persianas llamadas venecianas son una interesante opción. Y realmente bonitas. Y también tienes a tu disposición las persianas alicantinas y de varillas de maderas variadas. A continuación, vemos cada una de ellas en detalle.

Cuadro de James Tissot en el que se aprecian venecianas en la ventana
«Té» es un cuadro de James Tissot en el que se aprecian venecianas en la ventana.

Persianas venecianas

Las persianas venecianas o venecianas «a secas» son una evolución natural de la persiana persa. Se introducen en Europa en el siglo XVIII, también a través de la República de Venecia, de la que también toman prestado su nombre. Mira la imagen de arriba.

Se trata de un cuadro «Té» (1872) del pintor francés James Tissot (1836-1902) en el que puedes ver a una dama victoriana tomando el té. Detrás se puede apreciar nítidamente lo que parece una veneciana de madera. Se trata de una decoración de ventana hecha a partir de un riel superior horizontal, del que penden una serie de lamas horizontales planas a corta distancia entre ellas, sujetas por hilos verticales en cada uno de sus extremos.

La novedad de esta solución es que se puede graduar la orientación de las lamas entre un estado abierto horizontal por el que dejan pasar la luz, y un estado vertical en el que las lamas coinciden entre sí limitando la luz entrante.

Y, por supuesto, se pueden dejar a medio camino para poder ver entre las lamas, evitando las miradas indiscretas o que los rayos de sol entren en nuestra habitación. Las primeras venecianas que conocimos fueron de madera y, como hemos dicho, se introdujeron en Europa y posteriormente en América del Norte en el siglo XVIII. Existen ya patentes de venecianas de madera en Inglaterra en el año 1760. 

Posteriormente, en los años 1950, se introdujeron las de aluminio, con gran éxito en los lugares de trabajo y comercios. Y también en el hogar.

Tipos de venecianas

En las tiendas de estores a medida tienes a tu disposición los siguientes tipos de venecianas: venecianas de madera y venecianas de aluminio.

Venecianas de madera

La veneciana de madera se presenta en lamas de 25, 35 o 50 mm de ancho y en diversos tipos de maderas y colores. Las puedes encontrar en colores naturales o lacadas en otros colores más llamativos, como por ejemplo este blanco tan espectacular.

Veneciana con cintas
Veneciana con cintas

Estas persianas tienen un doble funcionamiento, por lo que suelen presentar dos tipos de mecanismos. Estos pueden estar en cada lado, o en uno solo (derecha o izquierda).

Uno de estos mecanismos se encarga de girar las lamas desde su posición original horizontal, hacia arriba o abajo para dejar pasar más o menos luz a su través. El segundo mecanismo se encarga de izar completamente toda la persiana de abajo a arriba, apilando las lamas una sobre otra.

Atendiendo al mecanismo con el que se giran las lamas, puedes tener venecianas con cintas (como la de arriba), o venecianas con hilos, también conocidas como «escalerilla».

Veneciana con escalerilla
Veneciana con escalerilla

Las venecianas con cintas son bastante estéticas, aunque su precio suele ser algo superior. Las venecianas con escalerilla también son muy aparentes.

Un consejo: si buscas una solución totalmente opaca para tu habitación (o tu dormitorio), recurre mejor a un estor opaco, ya que, al estar hechas por lamas, aunque estén replegadas, algo de luz entrará en tus estancias siempre. Y algo más si se trata del modelo con escalerilla (fíjate en las ranuras de las lamas por las que pasa el hilo).

Y no olvides que para izar la persiana es recomendable que las lamas estén en una posición horizontal (plana). Esto alargará la vida del conjunto sin forzar el mecanismo del estor.

Venecianas de aluminio

Las venecianas de aluminio comenzaron a venderse masivamente en los años 1950, desde su origen en Estados Unidos. Fueron introducidas por dos industriales, Henry Sonnenberg y Joe Hunter que fueron capaces de producir lamas de aluminio extra-finas, de un ancho reducido.

Los anchos más populares en este tipo de persianas son los 25 mm, aunque también las hay de 16 mm y de 50 mm (para ventanales muy anchos).

Veneciana de aluminio
Veneciana de aluminio

El funcionamiento de la veneciana de aluminio es similar al de la de madera. Tienes dos mandos. Uno se encarga de girar las lamas a placer. Normalmente este mando consiste en una varilla semirrígida que se gira con los dedos. Y el otro, de cordones, se encarga de izar el conjunto de abajo a arriba.

La gran ventaja de estas venecianas es su ligereza y que, a diferencia de la madera, el aluminio se puede producir y transportar en carretes circulares de gran medida. Esto, junto con un precio contenido, hizo que la veneciana de aluminio se expandiera rápidamente por las oficinas y hogares de medio mundo en los años 1960.

Persianas enrollables

Aparte de las venecianas, en España es muy común una fórmula económica de controlar la luz exterior: la persiana enrollable. Esta decoración de ventana está hecha de varillas planas o cilíndricas articuladas de diversos materiales que permiten enrollar todo el conjunto al tiempo que izamos la persiana.

La persiana enrollable más común y popular en España es la persiana alicantina, que habrás visto en cientos de balcones por los pueblos y cascos antiguos de tu ciudad.

Persiana alicantina de PVC
Persiana alicantina de PVC

Como verás, la persiana enrollable se puede usar tanto en exteriores como en interiores, y además de protegernos del sol, da un toque muy original a las ventanas.

Además de la persiana alicantina, tienes a tu disposición otros materiales interesantes como el bambú o varillas de maderas ligeras. Te presentamos la persiana esterilla:

Persiana esterilla a medida
Persiana esterilla a medida

Resumiendo

En este post hemos repasado los distintos tipos de persianas decorativas a tu disposición en el mercado. Nuestro consejo es que las encargues a medida en vez de comprarlas ya cortadas a una medida concreta. La opción a medida encajará a la perfección en el hueco de tu ventana o terraza.

5/5 - (1 voto)

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en muchos lugares y me gusta leer y montar en moto. Después de trabajar durante ocho años en la asociación de consumidores más grande de España, decidí crear y financiar Consumoteca.com de mi bolsillo en 2009 para ayudar a las personas a no ser engañadas por las empresas. Consumoteca, con 3.500 contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad. Quiero contribuir con mis conocimientos en derecho del consumo, así como en Internet y comercio electrónico a una sociedad más informada. Lo que me gusta de mi proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com.

Deja una respuesta