Dar un toque a tu casa con felpudos personalizados

En este momento estás viendo Dar un toque a tu casa con felpudos personalizados

Si la decoración de una casa expresa la personalidad de quien la habita, también lo ha de hacer el felpudo de la entrada. Para eso existen los felpudos personalizados, para recibir a nuestras visitas con un toque especial, personal y único.

Estamos hablando de felpudos de diferentes formas y tamaños, personalizados con nombres, fechas, monogramas, figuras divertidas, gráficos y mucho más. La imaginación es el límite.

Y aunque siempre existe la posibilidad de fabricar un felpudo por nuestros propios medios (hay personas muy mañosas y creativas), lo más cómodo es escoger entre los muchos modelos de alfombras de entrada que ofrecen las diferentes tiendas y fabricantes. Su diversidad y originalidad te sorprenderán. Nosotros te traemos una pequeña muestra en este post.

Felpudo personalizado (imagen: mantaspersonalizadas.com)

La idea consiste en encontrar un diseño más o menos estándar sobre el cual imprimir una frase ocurrente o un texto personalizado. Hay muchas empresas que ofrecen esta opción tan original. En cuanto al contenido, será exactamente el que tú desees añadir para recibir a las visitas. O para que el felpudo nos dé la bienvenida al volver a casa. Una frase ingeniosa, los nombres de los habitantes de la casa… Lo que cada uno quiera.

Si quieres saber más sobre los materiales y los cuidados de los felpudos, no dejes de leer nuestro post dedicado específicamente a todos estos aspectos básico de los felpudos.

Felpudos de bienvenida

La puerta de entrada a una casa o vivienda es el lugar natural de un felpudo. Su función original, como ya sabemos, es la de limpiarnos los zapatos antes de entrar. Pero también sirven para dar la bienvenida a las visitas.

felpudos bienvenida

El mensaje clásico de «bienvenidos» se puede dar de muchas formas: con un texto gracioso, una declaración de buenas intenciones y hospitalidad, e incluso con una leyenda identificativa relativa a los habitantes de la casa. Lo importante es conseguir que el felpudo se convierta en una invitación a entrar a nuestros hogares.

Felpudos para ocasiones especiales

Igual que cambiamos nuestro vestuario o el ambiente de nuestros hogares según la época del año, también podemos hacer lo mismo con nuestros felpudos. Un felpudo con motivos refrescantes para el verano o bien uno con colores del otoño, por ejemplo.

Pero también se pueden hacer servir los felpudos personalizados para recibir a nuestros visitantes durante esas fechas del calendario especialmente marcadas como la Navidad. Además del árbol y el belén, ¿por qué no también un felpudo navideño?

Felpudos graciosos

Además de todo lo explicado hasta ahora, hay que decir que los felpudos personalizados son un soporte ideal para desplegar nuestro sentido del humor. En ellos podemos introducir chistes, guiños graciosos o frases ocurrentes. Lo que sea para arrancar la sonrisa de quienes llaman a nuestra puerta.

Dentro de este apartado cabe mencionar los «felpudos para frikis», con toda clase de referencias a películas, series, cómics y personajes de fantasía. Pero cuidado: A la hora de personalizar estos felpudos hay que ir con cuidado con el copyright de ciertas imágenes. Nunca sabes quién puede llamar a la puerta de tu casa.

Felpudos personalizados para hogares con mascotas

Una casa donde también viven perros y gatos también se merece un felpudo que nos recuerde su presencia. Al fin y al cabo, se trata de los «otros» miembros de la familia con los que compartimos techo. Con un poco de suerte, incluso podemos enseñar a nuestras mascotas a usar los felpudos para limpiar sus patas antes de entrar en casa.

Felpudos para mascotas (imagen: regalador.com)

En este sentido, son especialmente interesantes los felpudos vinílicos, que por supuesto también se pueden personalizar poniendo por ejemplo en ellos el nombre de nuestra querida mascota. Estas alfombras para nuestras puertas son resistentes a arañazos, rozaduras y manchas. Un producto todoterreno. Para limpiarlos es suficiente con pasar un paño húmedo o agua jabonosa.

Deja una respuesta