Cada cuánto tiempo hay que cambiar el colchón

En este momento estás viendo Cada cuánto tiempo hay que cambiar el colchón
Mujer dormida en una cama colchón (Unsplash)

Un porcentaje muy elevado de la población tiene serios problemas para dormir. Se estima que en torno al 25% de la población adulta sufre insomnio transitorio, mientras que entre el 10 y el 15% padece insomnio crónico. Y en muchas ocasiones, detrás de esto se encuentra un colchón en mal estado. No hay que olvidar que pasamos un tercio de nuestra vida en la cama, por lo que debemos hacer todo lo posible para garantizarnos un adecuado descanso. Llegado el momento habrá que deshacerse del viejo colchón, pero no tendrás la necesidad de realizar un gran desembolso para recuperar el bienestar en la cama. En internet hay colchones baratos que se adaptarán a tus necesidades.

Los problemas para conciliar el sueño, la falta de descanso y la falta de energía al levantarte son claros síntomas de que necesitas cambiar su colchón. Si no tienes muy claro cuándo ha llegado el momento, a continuación te damos una serie de recomendaciones.

¿Cuánto dura un colchón?

Los expertos aseguran que el cambio de colchón debe hacerse cada 8 o 10 años. Sin embargo, no se trata de una fórmula matemática ni tampoco existe una regla concreta que nos indique cuándo ha llegado el momento de deshacerse de él.

Eso sí, en su vida útil entran en juego una serie de detalles, que de alguna forma acelerarán el continuo desgaste de los materiales, además de su pérdida de firmeza. También influirá en esto la calidad de los materiales y las necesidades de cada uno a la hora de descansar.

Cuando esté fabricado con materiales de primera calidad siempre habrá más posibilidades de que nos dure más tiempo. Y se puede decir que en esto ya no influye el precio, ya que hay productos a precios económicos que pueden darnos un gran resultado.

Por lo tanto, sí después de diez años apreciamos una pérdida de calidad en el descanso nocturno o que incluso tenemos alergia a los ácaros, quizás sea el momento de ponernos a mirar un colchón nuevo.

La presencia  de estos pequeños insectos también es un motivo más que suficiente para reemplazarlo, ya que cuanto más tiempo tiene, mayor cantidad de ácaros habrá acumulado.

Factores que influyen en la vida útil de un colchón

No hace falta ser un experto para saber cuándo ha llegado el momento de renovar el colchón de tu cama. Hay una serie de factores que te alertarán sobre ello. Llegado el momento habrá cumplido con su cometido y habrá que pensar en sustituirlo.

Años del colchón

El colchón puede llegar a durarnos entre 8 y 10 años. Con el tiempo los materiales con los que está fabricado sufren un progresivo desgaste. Como es lógico, no dudes en reparar en la calidad de los mismos antes de hacerte con uno. Pero como comprobaremos más adelante, hay otros detalles que pueden acelerar su fecha de caducidad.

Uso que se le da

El desgaste de un colchón estará condicionado por el uso que se le haya dado. No sufrirá lo mismo un colchón en el que hayas dormido a diario que otro que utilizas de manera esporádica los fines de semana. En este último caso, sí que se podría alargar su vida útil.

En cualquier caso, eso tampoco supone una garantía de que puedas utilizarlo el doble de años. Simplemente tendrás la posibilidad de hacer uso de él un poco más de tiempo.

Mantenimiento

Es importante darle un adecuado mantenimiento tanto al colchón como a la cama. En la medida de lo posible tenemos en nuestra mano la opción de retrasar al máximo el deterioro del interior del colchón.

Entre otras cosas recomiendan lavar la ropa de la cama una a la semana o dejar que el colchón se quede sin nada encima al menos una par de veces al mes.

Material de fabricación

La apuesta por la calidad es algo que debes tener muy presente. Además de garantizarte una mayor duración del colchón, también tendrás asegurado un mejor descanso.

Recuerda que para contar con un buen producto no hace falta gastar demasiado dinero. En Internet encontrarás oportunidades muy interesantes.

Las señales que indican que debes cambiarlo

En algunos hogares hay una tendencia a conservar el colchón hasta que llegan a producirnos daño. Pero de vez en cuando merece la pena que también escuchemos a nuestro cuerpo. Hay una serie de aspectos que revelarán que ha llegado el momento de despedirte de él.

Levantarse especialmente cansado

Un adecuado descanso nocturno nos permitirá afrontar las obligaciones del día a día con total garantías. Después de una intensa jornada de trabajo, atender las obligaciones familiares y practicar deporte, el cuerpo nos pide meternos en la cama. Pero pueden darse dos situaciones con las que posiblemente te identifiques.

Una de ellas es que consigas dormir con facilidad y duermas del tirón las horas recomendadas por los expertos. Sin embargo, notas un cansancio terrible, como si apenas hubieras descansado, al levantarte.

La otra situación que se repite con bastante frecuencia es que directamente no se consigue conciliar el sueño. Te echas en la cama y das vuelta de un lado para otro tratando de dormir, pero no hay manera.

Los dos casos son un claro síntoma de que ha llegado el momento de deshacerse del colchón.

Presenta hundimientos o deformaciones

Con el tiempo habrás podido comprobar como el cuerpo deja huella en el colchón. Cuando empieza a ser visible este tipo de marcas habrá que renovarlo.

Te equivocas si piensas que no pasa nada por dormir en una cama hundida o deformada. Esta deformación hará que tu cuerpo adquiera malas posturas y la espalda se resienta.

Deberías darte cuenta de que se pasan ocho horas al día sobre él cada día y que no podemos descuidar nuestro descanso.

Aquí puedes ver todo lo publicado en Decorateca sobre colchones.

Valora este contenido

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en muchos lugares y me gusta leer y montar en moto. Después de trabajar durante ocho años en la asociación de consumidores más grande de España, decidí crear y financiar Consumoteca.com de mi bolsillo en 2009 para ayudar a las personas a no ser engañadas por las empresas. Consumoteca, con 3.500 contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad. Quiero contribuir con mis conocimientos en derecho del consumo, así como en Internet y comercio electrónico a una sociedad más informada. Lo que me gusta de mi proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com.

Deja una respuesta