Tipos de colchones, ¿cuál elegir para mí?

En este momento estás viendo Tipos de colchones, ¿cuál elegir para mí?
Mujer durmiendo (Kinga Cichewicz Unsplash)

El descanso es una de las facetas de nuestra vida a la que menos atención prestamos. Sobre todo hasta la mediana edad. Sin embargo, sin un descanso adecuado y relajado, nuestra salud física y mental se deteriora a pasos agigantados. Y durante el día estaremos simplemente agotados. El principal responsable de nuestro mejor o peor sueño es el colchón. Si estás pensando en comprar un colchón, lee este post donde te explicamos los tipos de colchones que puedes encontrar a la venta, con el asesoramiento de Colchones Comodon, expertos en este tema.

Por qué necesitamos dormir al menos 7 horas diarias

Las personas adultas tenemos problemas para dormir un sueño de calidad. El estilo de vida que llevamos es bastante sedentario y con el horario ajustado que nos marcamos, hay poco tiempo para andar o subir escaleras. Además preferimos recurrir al coche o patinete eléctrico para llegar antes a nuestro siguiente destino sin perder tiempo.

Por otra parte recurrimos a una comida inadecuada porque no nos gusta cocinar (de nuevo no tenemos tiempo), y tampoco realizamos una actividad física. Todo ello nos lleva a tener sobrepeso y como colofón, dormimos poco.

Hay numerosos estudios científicos que demuestran que las personas que duermen poco tienen problemas de salud y su riesgo de enfermedad vascular aumenta (infarto, ictus, etc.). Y el listón para esas afecciones lo ponen más o menos en las siete horas de sueño diarias.

Si no eres capaz de alcanzar este objetivo, una de las razones puede ser el conjunto de tu colchón, somier, almohada y dormitorio.

Tipos de colchones

En las tiendas de colchones te puedes encontrar con dos grandes tipos de colchones. Los más clásicos son los de muelles, pero también se han puesto muy de moda los colchones de espumas (látex y viscoelástica).

Veamos a continuación las principales características de cada uno de estos tipos de colchones.

Colchones de muelles

Lejos de la imagen anticuada y lejana que podamos tener del viejo colchón de muelles chirriantes de nuestros bisabuelos, este tipo de colchón es hoy muy sofisticado y eficaz para nuestro descanso.

El colchón de muelles moderno está compuesto por cientos de muelles ensacados en el núcleo. Esta, a su vez, está recubierto por varias capas de algodón o lana que nos ofrecen un gran confort sin deformaciones. Finalmente, todo el conjunto se estabiliza por una carcasa compacta de hilo continuo.

Al estar ensacados los muelles y tener tantas unidades en su núcleo se evita el chirrido del muelle y el riesgo de hundimientos de los muelles. También se evita el efecto «hundimiento» de la cama si uno de los durmientes es más pesado que el otro.

Un consejo al comprar un colchón de muelles es elegir alguno con refuerzo lumbar. Y recuerda que cuanto mayor el número de muelles embolsados, más estable y duradero será el colchón.

Colchón de muelles Cooler Box
Colchón de muelles Cooler Box

El principal defecto del colchón de muelles es la dificultad de su tranporte ya que su estructura interna de muelles ensacados no permite doblarlo, como sí se puede hacer con los demás modelos.

Colchones de espumas

La espumación es una técnica de insuflado de aire comprimido en un material gelatinoso para obtener una superficie compacta aunque llena de burbujas. Luego, esta superficie se endurece con resinas y otras sustancias para crear un núcleo del colchón homogéneo y poroso de espumas.

Colchones de viscoelástica

El colchón viscoelástico está fabricado a partir de un material sintético procedente de la industria aeroespacial en los sesenta.

Hay dos tipos de colchones viscoelásticos: el colchón viscoelástico espumado o de “poro abierto” y el colchón viscoelástico moldeado. El espumado es más económico al consistir su núcleo en una combinación de espumas de baja densidad. Por su parte el colchón viscoelástico moldeado es superior en calidad y precio.

La principal característica de estos colchones es su firmeza intermedia entre los colchones de muelles (los más duros) y los de látex (más blandos).

En el mercado tienes también un colchón híbrido. Se trata del colchón de viscoelástica y muelles una opción que recoge lo mejor de los dos modelos anteriores.

Colchón de viscoelástica
Colchón de viscoelástica (Foto: Comodonstore.com)

Colchones de látex

Finalmente, los colchones de látex son bastante buenos. El látex es un subproducto del árbol del caucho, pero puedes encontrar en el mercado diferentes tipos de colchones de látex (látex natural, mixto o sintético).

Los colchones de látex natural deben tener al menos un 85% de látex natural en su composición y son los más cómodos.

Otro aspecto a mirar en tu colchón si optas por este material es la densidad del látex. La hay baja, intermedia y alta. La densidad idónea es la intermedia, sobre los 75 kilos por m3. Ojo, porque densidad no es sinónimo de calidad, simplemente nos informa sobre la dureza del colchón al tacto de nuestro cuerpo.

La principal ventaja del látex frente a otros tipos de colchones es su capacidad para adaptarse a nuestra forma sin perder la firmeza necesaria. Y también su alta capacidad de recuperación cuando cambiamos de postura o nos levantamos de la cama.

Dónde comprar tu colchón

Para comprar un colchón, como tantas otras cosas, dispones de la opción física (colchonería de barrio, centro comercial, etc.) y de Internet.

Comprar un colchón online es muy fácil, seguro y con garantía si eliges bien. En Internet tienes tiendas online como Comodon que te ofrecen bastantes ventajas como para decidirte por ellos. Estas son algunas de ellas:

  • Promociones de colchones.
  • Financiación de tu compra.
  • Envío entre 72 y 96 horas desde el pedido.
  • Amplias garantías (Comodon te da entre 2 y 10 años de garantía, dependiendo del colchón).
  • 100 días de prueba de tu colchón.
Valora este contenido

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en muchos lugares y me gusta leer y montar en moto. Después de trabajar durante ocho años en la asociación de consumidores más grande de España, decidí crear y financiar Consumoteca.com de mi bolsillo en 2009 para ayudar a las personas a no ser engañadas por las empresas. Consumoteca, con 3.500 contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad. Quiero contribuir con mis conocimientos en derecho del consumo, así como en Internet y comercio electrónico a una sociedad más informada. Lo que me gusta de mi proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com.

Deja una respuesta