Ventajas de las almohadas cervicales

En este momento estás viendo Ventajas de las almohadas cervicales

Pocas cosas afectan tanto a nuestra salud, nuestro rendimiento y nuestro humor como no dormir bien por las noches. Mucha gente se levanta cada mañana con molestias en la espalda y el cuello, y con la sensación de no haber descansado. Afortunadamente existe un remedio sencillo y económico: las almohadas cervicales.

Este tipo de almohadas se han vuelto muy populares en los últimos tiempos. Sin embargo, no se trata de una moda pasajera más, ya que han demostrado ser muy beneficiosas.

¿Qué son las almohadas cervicales?

La principal función de una almohada o cojín cervical es la de proporcionarnos una postura adecuada para el cuello y para nuestra columna vertebral mientras permanecemos acostados, ya sea durmiendo o simplemente descansando en la cama.

Estas almohadas se distinguen de las almohadas normales en dos puntos: el material con el que están hechas (que como veremos más adelante puede ser muy variado) y el diseño, especialmente concebido para mantener la columna vertebral nivelada mientras se duerme.

La almohada cervical se adapta de forma perfecta a la curvatura del cuello, el cual queda sostenido en la posición ideal. De este modo se elimina la tensión en esta zona del cuerpo y los músculos se relajan por completo

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar

Para elegir bien la mejor almohada para ti, hay que fijarse en varias cosas: materiales, diseño, tamaño y precio. También, y no menos importante, influye el hecho de cuál es la postura habitual en la que duermes.

Material

El material viscoelástico es el que mejor se adapta a la forma de nuestro cuerpo

Es lo que marca las diferencias de calidad y precio de las almohadas cervicales. Los materiales más usados son los siguientes:

  • Espuma viscoelástica. Propicia un apoyo natural que favorece la circulación sanguínea.
  • Fibra. Hay mucha variedad, con distintos grados de firmeza y altura. Son las más económicas.
  • Látex, natural o sintético. Son las mejores para los que duermen de laso, ya que ofrecen un buen apoyo.
  • Plumas. Son almohadas suaves y ligeras, especialmente indicadas para quienes suelen dormir boca abajo.

Diseño

Tres tipos de almohada cervical: de herradura, de dos zonas y de mariposa.

Dado que no todas las personas usan la misma postura al dormir, es importante que existan diferentes diseños de almohadas cervicales para dar respuesta a todo el mundo. Los principales tipos son tres:

  • Almohada de dos zonas. Permite elegir la altura de la cabeza. Si duermes boca arriba, es la mejor.
  • Tipo mariposa. Ideal para los que duermen en posición lateral
  • De herradura. Se puede usar tanto en casa como durante los viajes en coche, tren o avión.

Tamaño

Como el objetivo de las almohadas cervicales es conseguir un perfecto alineamiento entre cabeza y hombros, el tamaño adecuado dependerá de cada persona. Concretamente, de la distancia entre cuello y hombro. Los tamaños recomendados según esta referencia son los siguientes:

  • Talla S-M: hasta 8 cm.
  • Talla L: entre 8 y 11 cm.
  • Talla XL: entre 11 y 14 cm
  • Talla XXL: más de 14 cm.

Algunos modelos de almohadas cervicales

Aun insistiendo en que la elección de una almohada cervical depende de todos los factores arriba mencionados, nos atrevemos a ofrecer aquí una pequeña selección de almohadas con una excelente relación calidad-precio. Tal vez esté entre ellas la que tú necesitas:

Levesolls

Una almohada cervical de viscoelástica que se adapta a cualquier clase de persona, independientemente de cuál sea su postura preferida para dormir. La almohada Levesolls es suave y confortable. Además, tiene un precio realmente interesante: ¡solamente 39,99 €!

Supportiback

Son muchos los aspectos que hacen de esta almohada tan atractiva y popular. Para empezar, su espuma de alta densidad con efecto memoria y gran poder de adaptación. También es importante destacar que la almohada Supportiback contiene un gel que disipa el calor y que viene con una funda hipoalergénica anti-ácaros. Y todo eso por un precio inferior a los 50 €.

Tempur

Es una opción cara (la almohada cuesta 99 €), pero sin duda es una apuesta segura. La almohada cervical Tempur está hecha de una viscoelástica especial que, a diferencia de otras, no se deforma con el paso del tiempo. Además, ofrece un estándar muy elevado de calidad y confort.

Conclusión

Seguro que esta información te habrá resultado de gran utilidad y habrá resuelto algunas de las dudas más comunes acerca de las almohadas cervicales. La oferta que hay en el mercado es realmente amplia y se adapta a las necesidades de cualquier persona. ¡Que todo el mundo disfrute de su derecho a un buen descanso!

.

Deja una respuesta