Mecedoras: pros y contras

En este momento estás viendo Mecedoras: pros y contras

Las mecedoras son fantásticos elementos decorativos, siempre que se disponga del espacio suficiente en un salón o sala de estar para alojarlas. Un asiento especial que invita al relax y que hace nuestro de hogar un lugar un poco más acogedor.

La estética de una mecedora puede ser muy variada, desde diseños clásicos de toda la vida a otros más vanguardistas y arriesgados. La elección correcta dependerá como es lógico de nuestro estilo personal y de la decoración de nuestra casa.

Pero lo mejor de todo de una mecedora es ese maravilloso balanceo que nos proporcionan. Un movimiento que nos regalará momentos de calma y bienestar.

Tipos de sillas mecedoras

Desde la clásica mecedora «de la abuela» hasta los diseños más vanguardistas, existen distintos tipos de sillas mecedoras. Estos son los más habituales:

Mecedora tradicional

La clásica, la que solía verse en las casas antiguas. Estas mecedoras de madera dan a nuestros hogares un toque vintage. Al ser bastante anchas y voluminosas, solo nos quedarán bien en una habitación amplia.

Mecedoras tradicionales, clásicas y modernizadas

En esta categoría hay que incluir también a las mecedoras tradicionales pero de factura moderna. Estas añaden algunos elementos estéticos nuevos y más funcionales, aunque sin perder la estética original.

Mecedora reclinable

Este tipo de mecedoras suelen tener un precio más alto que las tradicionales. Esto se explica porque ofrecen muchas más prestaciones. Por ejemplo, pueden incorporar un soporte para pies o un respaldo reclinable ajustable, entre otras cosas.

Mecedora reclinable de la marca SoBuy (Amazon)

También destacan por su confort. El asiento y el respaldo vienen acolchados o tapizados imitando el estilo de una butaca o de un sillón orejero.

Mecedora butaca

En realidad este tipo de asiento no es sino una butaca dotada en su parte inferior de un balancín. Este tipo de mecedoras son modernas y muy cómodas, aunque solamente recomendables para interiores. Hay quien llama a estas butacas «mecedoras de lactancia», pues son ideales para que las mamás den el pecho a sus bebés mientras les mecen.

Mecedoras tipo butaca

Un modelo especialmente confortable dentro de este tipo es el de las mecedoras giratorias. Estas se caracterizan porque, además del balanceo, son capaces de girar totalmente sobre su eje. ¿Qué ventaja implica esto? Nada menos que orientar el asiento en la posición que queramos en cualquier momento.

Mecedora de media luna

Muy confortable, pero sobre todo muy decorativa. Estas mecedoras son una opción muy adecuada para hogares de estilo vanguardista. Su forma es la de un gran balancín.

Mecedora tipo media luna (diseño de Rikke Gjorlund)

Las mecedoras de media luna son fácilmente reconocibles su diseño limpio y sencillo. ¡Y también porque muchas veces no parecen mecedoras!

Claves para elegir la mecedora perfecta

Ante tal variedad de formas y diseños, puede que la elección de la mecedora no sea tan sencilla. Para acertar en la elección hay que prestar atención a una serie de aspectos:

  • Las medidas. Aunque a primera vista pueda engañar, en realidad una mecedora es un mueble bastante voluminoso. Además, al balancearse, el espacio real que ocupan dentro de una estancia es mayor. Antes de comprar, hay que medir y calcular bien.
  • Los materiales. Cuanto más robustos sean estos, más años durará una mecedora. Su robustez es fundamental para que resista muchos años.
  • La ubicación. El estilo de la mecedora debe casar bien con el de la habitación donde la queremos colocar. Los lugares más adecuados son en un salón o en un dormitorio infantil (ya que es ideal para arrullar a un bebé). Hay también mecedoras de exterior, especialmente concebidas para un porche o una terraza.
  • La comodidad. Una buena mecedora debe ser ergonómica, es decir, debe favorecer una postura correcta para sentirnos cómodos y relajados.

Deja una respuesta