¿Por qué elegir radiadores de diseño?

En este momento estás viendo ¿Por qué elegir radiadores de diseño?
Radiador de diseño (Dan Counsell Unsplash)

Los radiadores del siglo XXI tienen poco que ver con los modelos más antiguos del pasado. Hoy son elementos funcionales que, de otro modo, podrían ser decorativos y populares. Te explicamos por qué elegir un radiador de diseño para calentar tu casa es una buena idea.

En la era que vivimos, caracterizada por el progreso y avances tecnológicos en todos los aspectos, los radiadores del pasado no tienen cabida. Es de esperar que este elemento fundamental en la mayoría de nuestros hogares sufriera una auténtica revolución tecnológica y estética. Hoy te contamos por qué elegir un disipador de diseño es una buena idea.

Hoy continúan surgiendo nuevos radiadores de diseño que se convierten en elementos decorativos elevados a la máxima potencia. Objetos que, además de crear ambiente desde el punto de vista de la temperatura ideal, también contribuyen a definir el interiorismo de un espacio. Los nuevos radiadores interiorizan totalmente el concepto del diseño, porque en las casas de hoy no es suficiente con tener calor. También la dimensión estética es un factor importante. Así los nuevos radiadores se esfuerzan por ser prácticos, eficaces y también decorativos.

Las claves para elegir radiadores de diseño

Además de exhibir los diseños modernos que se adornan a sí mismos, los radiadores de hoy son muy eficientes y tienen una salida de calor muy alta. Algunos modelos están hechos de tubería de acero soldado, un material que los hace fuertes y duraderos. Según los tiempos que vivimos, el funcionamiento técnico de este radiador es perfecto.

Entre los sistemas tradicionales de calefacción por agua caliente existen modelos especiales, que se ponen en marcha con una caldera (que puede ser de gas natural, propano o butano), o también existen radiadores eléctricos de última generación. Este último es más fácil de instalar ya que solo se requiere una toma de corriente.

Es importante que cuenten con un termostato individual (los radiadores eléctricos lo llevan siempre), ya que ofrecen un mayor confort ambiental y también resultan más eficientes desde el punto de vista energético. Un buen termostato es la mejor forma de controlar la temperatura de la casa en invierno, logrando así un ambiente acogedor donde no se pase ni frío ni calor.

Acabados, colores y formas contemporáneas

Los radiadores de hoy vienen en una amplia variedad de formas y diseños. Aparte de calentar el ambiente, una de sus funciones es decorar el espacio, por lo que hay muchas formas y diseños para elegir.

Además, en muchos casos se fabrican a medida, lo que garantiza que se adapten perfectamente al espacio y decoración.

Hay modelos atemporales que se adaptan perfectamente a los ambientes más clásicos, modelos en acabados cromados y metálicos para espacios modernos, radiadores en una variedad de colores, perfectos para baños coloridos o habitaciones infantiles, e incluso modelos que incorporan espejos. Cualquiera de ellos puede ser la solución perfecta para lo que buscas en tu hogar.

¿Qué mantenimiento necesitan los radiadores de diseño?

En cuanto al mantenimiento de este tipo de radiadores, es bastante similar al de un radiador más tradicional. Para los modelos eléctricos, no requieren ningún mantenimiento más que una limpieza frecuente.

En cuanto a los modelos que funcionan con agua, y forman parte del circuito de calefacción, sí que requieren un mantenimiento básico además de la limpieza. De hecho, es recomendable limpiarlos de vez en cuando para evitar que se acumule aire en el circuito.

Si no se excluye el aire que pueda haber entrado, habrá problema de entrada de agua caliente al circuito y el radiador funcionará peor. Es una buena idea vaciar el radiador al menos una o dos veces al año, como al principio y al final del invierno. De esta forma, el radiador calentará el ambiente a pleno rendimiento.

¿Cómo limpiar un radiador?

A veces, los radiadores son componentes difíciles de alcanzar, por lo que limpiarlos puede resultar un poco complicado. En primer lugar, tenemos que recordar que se puede acumular mucho polvo en el radiador. Así que si hace mucho tiempo que no los limpias, lo mejor es usar una aspiradora.

Luego puedes usar el plumero para pasar por todos los rincones y grietas.

Para terminar la limpieza, limpia el exterior del radiador con un paño mojado (y bien escurrido) en agua y un jabón neutro. Después seca a conciencia el radiador. Recuerda que has de limpiar los radiadores cuando estén fríos.

Con estos consejos, podrás elegir radiadores de diseño y acertar. Serán los más decorativos y, además, estarán impecables.

5/5 - (1 voto)

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en muchos lugares y me gusta leer y montar en moto. Después de trabajar durante ocho años en la asociación de consumidores más grande de España, decidí crear y financiar Consumoteca.com de mi bolsillo en 2009 para ayudar a las personas a no ser engañadas por las empresas. Consumoteca, con 3.500 contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad. Quiero contribuir con mis conocimientos en derecho del consumo, así como en Internet y comercio electrónico a una sociedad más informada. Lo que me gusta de mi proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com.

Deja una respuesta