Cuánto cuesta reformar un piso

Cuánto cuesta reformar un piso
Reforma de un piso pintura pintores

Como todo en la vida, la vivienda, o parte de ella, necesita ponerse al día cada cierto tiempo. Necesita un mantenimiento. Afrontar una reforma total o parcial de una vivienda es un reto que requiere tino, oportunidad y paciencia para obtener los resultados esperados. En este post analizamos cuánto cuesta reformar un piso, y desde ya te adelantamos que es complicado saberlo porque depende de muchos factores.

Antes de hacer una reforma

Tu piso de 100 metros puede ser más nuevo o más viejo, pero necesita un mantenimiento periódico. Hay dos tipos de mantenimientos, el estético (los muebles de cocina se nos han quedado un poco viejos), y el preventivo (las cañerías de la calefacción están oxidadas).

Las dos causas de mayores disgustos por los daños que provoca esta falta de mantenimiento preventivo son el cableado eléctrico y las tuberías de agua corriente sanitaria.

De hecho, la mayoría de las exclusiones de los seguros de hogar cuando se producen daños por agua o incendios caseros, son los fenómenos atmosféricos y la falta de mantenimiento de las cañerías y/o cableado.

Es decir, que aunque tengas un seguro de hogar, si las tuberías están picadas y nadie las ha cambiado en años, la aseguradora se puede lavar las manos ante daños por agua. O lo mismo si hay un exceso de tensión o se te quema un electrodoméstico.

Tipos de reformas

La mayoría de reformas de piso se pueden clasificar en integrales o parciales, de una o varias estancias del piso.

La integral es aquella en la que, por un cambio de casa o una herencia, recibimos un piso en mal estado general y aprovechamos que nadie vive en aún para afrontar una actualización de todos los elementos: electricidad, tuberías, tabiques, suelos, techos, pintura, etc.

La reforma parcial es la más común, y suele involucrar preferentemente los baños y las cocinas. Aunque también puede tratarse de unir dos habitaciones o ampliar un salón una vez que se han ido los hijos de casa.

Cuándo hacer una reforma

Si no hay nada grave que obligue a hacerla ya, las mejores épocas del año para reformas que involucren ventanas y exteriores son en primavera y verano.

Para el resto de reformas de interior, la mejor época del año es aquella en que podemos permitirnos vivir con incomodidades, si solo se trata de un baño o de la cocina. O tener que salir de casa unos días, cuando se trata de una reforma integral.

Cómo hacer una reforma

Para hacer una reforma con garantías hay que seguir estos pasos:

  • Tener claro el presupuesto de que disponemos y lo que queremos reformar, priorizando lo más importante sobre lo prescindible.

    Si vas a pedir financiación a un banco o financiera, por supuesto negociar un préstamo con la menor TAE posible.
  • Tener en cuenta que en toda obra o reforma siempre surgen desviaciones importantes, de dos tipos: presupuestarias y de tiempo (fecha de terminación de la obra). Y estar preparados para poder afrontarlas.

    Afrontar un retraso quiere decir, disponer de vivienda durante los días adicionales que no tengas la casa para vivir en ella. O estar dispuestos a vivir algunos días más achuchados, entre cortinas de plástico llenas de polvo y suelos llenos de cartones y pisadas blancas.
  • Elegir bien a los profesionales. Dependiendo de la sofisticación de los cambios, podrás requerir o no la ayuda de un arquitecto y/o decoradora de interiores que te ayuden a planificar los cambios deseados. Y que tal vez te propongan su equipo de albañiles, electricistas, fontaneros, etc.

    La gran mayoría solemos tirar de contactos para contratar a un albañil que cuenta con su propio equipo. Si es tu caso, pide referencias, y pide una visita de inspección a tu casa y un presupuesto escrito detallado (ver más abajo el contenido del presupuesto).
  • Pagos por adelantado. No pagues por adelantado nada más que el mínimo necesario para materiales. Es decir, que en el presupuesto se deberían incluir, a modo de certificaciones de obra, los distintos pagos que se harán a medida que avance la obra.
  • Fecha de terminación. El presupuesto debería incluir no solo las fechas de pago sino una fecha de terminación de la obra. Esto es difícil conseguirlo si eres un particular y el proyecto es pequeño, pero todo se negocia.

    Por ende, se podrían plantear penalizaciones en caso de que no se respeten las fechas acordadas, siempre que los retrasos sean imputables a la empresa y no a fuerza mayor.

Qué debe incluir el presupuesto de la reforma

El mejor presupuesto es el que es más detallado. Se deben detallar las fases de la obra, que normalmente serán de este estilo:

  • Demolición de elementos (paredes, sanitarios, tuberías viejas, etc.).

  • Retirada de escombros a vertederos autorizados.

  • Albañilería: paredes con rozas y tuberías nuevas, solado y techados de pladur, revestimiento de paredes con azulejos, etc.

  • Fontanería.

  • Electricidad.

  • Carpintería.
  • Pintura.

  • Limpieza

Si la obra requiere la intervención de electricista o instalador de gas, se deberán añadir:

  • La cualificación de los técnicos que hagan la instalación
  • La obtención de los boletines de autorización de la instalación por parte de la Consejería de Industria de la Comunidad autónoma. Ojo porque sin estos boletines o certificaciones, la compañía de luz o gas no nos dará el suministro.

Si la obra es importante, la empresa de reformas tendrá que solicitar (y pagar el tributo correspondiente) en forma de “licencia de obras menores” en el Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento.

Disponer de esta licencia en orden puede ahorrar problemas en caso de que algún vecino nos denuncie por molestias, durante la obra.

Cuánto cuesta reformar un piso

Contestar a esta pregunta, «cuánto cuesta reformar un piso», es complicado porque además de la envergadura de la obra, de la mano de obra y del número de profesionales que intervengan en ella, están los materiales empleados.

Para los materiales ten en cuenta esto:

  • Hay distintas calidades de materiales (azulejos, suelos, sanitarios, pinturas, etc.). Esta parte tiene una incidencia directa en el presupuesto final, ya que la mano de obra no dependerá de los materiales (en principio).
  • Lo habitual es que se presupuesten por metro cuadrado o metro lineal.
  • Elige materiales neutros y estándar que tengan reposición en el futuro y guarda un pequeño stock. Si más adelante hay alguna avería que implique romper azulejo y hay que recuperar el material original, tendrás piezas disponibles.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja una respuesta