Tipos de escritorios para cada estilo de decoración

Tipos de escritorios para cada estilo de decoración
Escritorio en un salón

Una de las consecuencias de la pandemia ha sido el desarrollo generalizado del homeworking, un fenómeno que sin duda ha venido para quedarse. Cada vez son más los que trabajan desde sus hogares y, por tanto, necesitan contar con escritorios adecuados de los que no siempre se disponen en casa.

Así que llegó la hora de equipar bien nuestro espacio de trabajo en casa con un escritorio práctico y confortable, pero también bonito. Un nuevo elemento del mobiliario para nuestro salón, que puede combinarse con diversos estilos.

Tipos de escritorios

Escritorio de salón: un espacio de homeworking en tu hogar

¿Qué tipo de escritorio es el ideal para nuestro hogar? Lógicamente, la respuesta dependerá de las necesidades de cada cual y del espacio disponible en casa. Y también de cada estilo de decoración, por supuesto. Estos son los tipos de escritorios entre los que podemos elegir:

Escritorio de ejecutivo

Es el modelo más básico y más versátil. Consta de un gran tablero sobre el que poder instalar el ordenador y donde todavía sobra espacio de sobra para trabajar. Algunos de estos escritorios disponen de cajones dotados de cerraduras en los que poder guardar en ellos artículos y documentos con toda seguridad.

Los escritorios ejecutivos reciben este nombre porque son básicamente los mismos que se pueden encontrar en cualquier oficina. Suelen ser de madera, aunque también se pueden encontrar modelos mixtos hechos que incorporan elementos de plástico o metal. En todo caso, son los más populares y prácticos, con precios bastante asequibles.

Escritorio tipo gabinete

Se trata de muebles escritorio con una base de cajones y un tablero abatible. Lo mejor de estos escritorios es que ocupan poco espacio, por lo que pueden ubicarse de forma discreta en cualquier habitación de la casa. Lo malo es que pueden no ser demasido prácticos para instalar en él nuestro equipo informático.

Dentro de este grupo están también los clásicos escritorios de persiana, de estilo retro. Hace años que desaparecieron de casi todas las casas pero ahora vuelven a estar de moda y decoran ya muchos salones. Su estructura es similar a la del escritorio anterior, aunque con la diferencia de contar con una cubierta flexible que se enrolla hacia abajo dibujando una forma convexa. Su principal ventaja: permiten «tapar» todo el espacio de trabajo y ocultar el desorden para continuar trabajando más tarde.

Escritorios en forma de «L» y en forma de «U»

Los primeros son perfectos para quienes necesitan más espacio en la superficie de trabajo. Se pueden colocar en la esquina de una habitación (formando una «L») y completar con diferentes opciones de almacenamiento, como cajoneras y estantes.

Por otra parte, los escritorios en forma de «U» ofrecen un espectacular resultado estético. Sin duda son los más bonitos. Sin embargo, ocupan mucho espacio, por lo que no resultan muy prácticos para salones no demasiado grandes.

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar un escritorio

Como en el mercado existen tantos modelos para escoger, es conveniente establecer una pequeña lista de prioridades antes de lanzarnos a comprar un escritorio para el salón de casa. Además de precio, que suele ser un factor fundamental, hay que tener en cuenta al menos cuatro aspectos importantes:

EJemplo de escritorio de salón, sencillo, confortable y bien ubicado
  • El confort. Ya que vamos a pasar muchas horas en nuestro puesto de trabajo en casa, este punto es vital. Así que es indispensable valorar las propiedades ergonómicas de sillas y escritorios, la correcta altura del tablero, etc. Importante: cualquier asiento no vale. Acompaña tu escritorio con una buena silla de oficina.
  • La ubicación. Una cuestión fundamental. Hay que evitar colocar o «encajar» el escritorio en un lugar del salón donde pueda suponer un estorbo o en el que no se podrá trabajar a gusto. Pero sobre todo, hay que buscar un lugar con una buena iluminación natural, eso hará tu jornada laboral en casa más agradable y productiva.
  • La calidad de los materiales. Si queremos que este mueble nos preste un buen servicio durante muchos años, no queda más remedio por apostar por materiales resistentes y de calidad. Hay que prestar atención a los rodillos de las cajoneras, para que soporten bien el peso y se puedan abrir y cerrar con facilidad.
  • La estética. Un escritorio de madera quedará bien en casi cualquier casa. Por otra parte uno de metal, con un toque industrial, resaltará mucho más en hogares con una decoración más moderna. No olvides que la funcionalidad de un mueble no tiene porque estar reñida con el buen gusto.

Deja una respuesta